Pizza Contra el Cáncer

¿A quién no le gusta una buena pizza? Por su popularidad y comercialización, la pizza es considerada hoy en día como comida rápida y muchas veces este platillo de origen mediterráneo dotado de virtudes es asociado con aumento de peso, colesterol, presión arterial y otros elementos negativos propios de la comida industrializada. En una próxima edición les hablaré de cómo poder disfrutar de una deliciosa pizza sin remordimientos, pero ahora me concentraré en contarles sobre los beneficios de la pizza, sus valores nutricionales y recientes investigaciones que le atribuyen propiedades curativas a algunos de sus ingredientes.

La pizza es uno de los alimentos favoritos de grandes y chicos y, a pesar de que es considerada altamente calórica y enemiga de toda dieta de adelgazamiento,  es muy nutritiva porque es una comida completa gracias a su alto contenido de proteínas, carbohidratos, grasas, minerales, vitaminas y fibra, todo un popurrí de alimentos de diferentes tipos llenos de nutrientes y sabor. La pizza es rica en carbohidratos complejos, los cuales son de absorción lenta, que sacian y abastecen al organismo de una energía constante.

En tanto, los vegetales aportan vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes. El uso de aceitunas, por ejemplo,  la dota de aceites ricos en HDL (colesterina) y vitaminas A, D, E y K, esenciales para el buen funcionamiento del cerebro. El uso de hierbas aromáticas hace que la pizza tenga una función antiséptica y depurativa del organismo. No hay que olvidar que también tiene un alto contenido en hierro, vitaminas B1 y PP. Además, por sus componentes, evita la formación de ácido úrico y es más digerible que otros alimentos gracias a su alto contenido en almidones. De más está mencionar los beneficios nutricionales del queso, que le da el toque especial.

Pero más allá de sus valores nutricionales y de su exquisito sabor, a la pizza se le atribuyen propiedades curativas. Estudios científicos han concluido que la pizza podría ser la responsable de evitar el desarrollo de distintos tipos de cáncer. Investigadores aseguran que alimentarse con ella de forma habitual reduce un 59% la probabilidad de contraer cáncer de esófago, el riesgo de desarrollar cáncer de colon disminuye un 26% y de boca un 34%. Se cree que el secreto podría ser el lycopene, una sustancia química antioxidante presente en los tomates, que además de darle el característico color rojo, al parecer protege contra la enfermedad, además de que previene de enfermedades cardíacas. El orégano, otro de sus ingredientes, evita la formación de cáncer de próstata, ya que ataca a las células cancerígenas y las reprograma para que se autodestruyan. Viéndola desde este punto de vista, la increíblemente calórica pizza pude convertirse en un buen aliado en nuestra dieta, preferiblemente si  la elaboramos en casa y controlamos la calidad de los ingredientes que añadimos, evitando así los componentes dañinos que contienen las pizzas comerciales que si pueden afectar nuestra salud.

Picos-su-suriuPizza-pizza-30424279-1024-768

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *